Pequeños superdotados

Desde una edad muy temprana, podemos empezar a notar ciertos signos de que nuestro pequeño puede ser especial. ¿A qué nos referimos con este adjetivo?: superdotado. Lejos de querer magnificar las acciones de nuestros bebés (como normalmente a todos los padres nos encanta hacer), podemos dar unas pautas para objetivizar las mismas y saber realmente si poseen habilidades fuera de lo normal.

Por ejemplo, a la hora de hablar, hay casos conocidos de bebés que a los meses ya forman frases cortas de tres o cuatro palabras. También es relevante observar el grado en el que están alerta de las cosas que los rodean, ya que suele estar relacionado el coeficiente intelectual con la capacidad que tengan para seguir el rastro a los acontecimientos que suceden en torno a él. También hay que tener en cuenta que pueden darse casos de bebés que muestren muy buenas habilidades en el lenguaje, y que en materia de coordinación, estén muy en torno a la media.

bebe superdotado

Los bebés que son bastante activos desde los primeros meses de vida, suelen desarrollar mayor grado de inteligencia; aunque no ha de confundirse el ser activos, con hiperactivos, caracterizados por un corto periodo de atención a las cosas, mientras que los posibles  superdotados sí que tienen la capacidad de concentrarse bastante tiempo en una actividad.

Otras señales de que nuestro pequeño pueda ser superdotado con el empezar a gatear a los tres meses, o si a pesar de no haber dormido lo necesario, no se muestra molesto o intolerante. En este período de tiempo, también sería relevante que aprendiera a sentarse solo sin ayuda, así como mostrar interés por que los padres le leyeran un libro.

Muchos científicos que estudian el proceso de aprendizaje de los bebés, creían que solo estaban expuestos a una serie de visiones, sonidos, olores y texturas, pero estaban equivocados: los bebés recuerda. A partir del año de vida, podemos destacar el aspecto de la memoria, la cual se puede evaluar dependiendo de cómo el infante responde a un estímulo presentado ante él con anterioridad: dependiendo de si actúa como si dicho estimulo supusiese una experiencia nueva para él o de si actúan recordando sin sorpresa ninguna de lo que se le presenta delante.

Es muy importante recordar siempre que lo último que hay que hacer es presionar a los peques, para que de una forma u otra, desarrollen ciertas habilidades y que aunque dependan al cien por cien de nosotros en sus meses más tempranos, también necesitan su espacio para descubrir el mundo por ellos mismos, ya que al fin y al cabo,  los bebés necesitan seguir siendo  bebés.

niño superdotado

Fotos vía: etsy & babble

 

 

Deja un comentario