Heredar ropa

Todos hemos tenido que heredar ropa de nuestros hermanos, primos mayores o incluso de nuestros padres, que generación tras generación se han guardado para los más peques de la casa. Alguna de estas prendas ya están tan usadas que el elástico del pantalón ya no ciñe. Pero no todo de este tipo de herencias es malo.

Hoy en día existen grandes mercadillos por todas las ciudades del mundo vendiendo ropa de segunda mano. En Madrid, sin ir más lejos, estos mercadillos se han instalado por los distintos barrios, como por ejemplo en Malasaña, creando un nuevo concepto de tienda donde la gente compra y vende todo tipo de prendas, calzados o bolsos. Nosotros os proponemos crear vuestra propia moda retro utilizando esa ropa heredada, reinventando su uso.

Mercadillo vintage

No os desprendáis de la ropa de buena calidad, pues alguno de los más peques la podrá necesitar algún día. Ahora bien, ¿pero qué hacer con esos pantalones vaqueros de papá que tienen 30 años, son de campana y los bolsillos están rotos? ¡Córtalos! Tanto si eres chica como si eres chico unos pantalones cortos para el verano nunca vienen mal y más cuando están muy de moda. En cuanto a las camisetas largas tienes dos opciones: o ponértelas para dormir o cortarlas y darles un uso mucho más veraniego.

Lo que queremos decir con todo esto es que no hace falta ir a mercadillos “vintage” teniendo el fondo de armario de papá o de mamá; lo único que le hace falta es darle un toque personal. Al fin y al cabo todos hemos heredado ropa y al final siempre nos gusta sentirnos como viejas leyendas del rock.

Foto vía: Kedin

Deja un comentario