El botiquín de tu bebé

Hace unos días os decíamos que un bebé necesita muchas, muchas cosas. Pero como “muchas cosas” era un concepto tan amplio, quisimos matizarlo un poco. Pues bien, hoy vamos a matizarlo hablando de algo que CharHadas nos explicó en su revista.

Después de, como mínimo, nueve larguísimos meses de espera, una nueva personita ha llegado a nuestro hogar. Queremos que todo salga bien, así que hay que tener todo listo y preparado para su mejor higiene, cuidado y crecimiento. Para facilitar este momento, Glibayi os presenta ¡el Botiquín de tu bebé!

  • Empecemos por el principio. El cordón umbilical se cae en las primeras semanas de vida del recién nacido, hasta entonces hay que realizar una cura muy sencilla. Simplemente hay que tener preparada una gasa estéril de algodón impregnada alcohol (Glibayi recomienda alcohol de 70º puesto que el de 96º irrita más la piel) para cuidar que esté limpio y seco.
  • En segundo lugar, en la bolsa del bebé dónde llevéis todo lo necesario vayáis dónde vayáis, debéis añadir un kit de higiene. Aunque el kit de higiene tenga que estar compuesto a vuestro gusto, Glibayi os propone un ejemplo:

Kit de Higiene

Un bebé siempre tiene que estar bien hidratado, así que lo que primero pondremos será la crema hidratante. Seguidamente, todos sabemos que las uñas del pequeñajo son muy peligrosas ya que son capaces de hacer peligrosos arañazos. Así que nos ocuparemos de que estén siempre cortitas. En tercer lugar, llevaremos un peine para mantenerlo siempre muy guapo. El aspirador nasal y el suero tampoco pueden faltar, al igual que los bastoncillos, tres herramientas muy simples pero a la vez muy útiles para la higiene del bebé.

  • Por último, deberemos tener un termómetro electrónico para cuando se ponga malito, al igual que algún analgésico pediátrico.

Termómetro

¡Os recomendamos que toméis nota sobre este sencillo botiquín, ya que no sabemos cuándo vamos a necesitar alguna de las cositas que contiene!

Foto vía: Rosvel Parafarmacia

Deja un comentario