Chupete vs Dedo

El chupete se traduce al inglés como “pacifier” que significa “pacificador”, ya que nos referimos a un objeto que se dedica a tranquilizar y calmar. Este es precisamente el objetivo principal del chupete, y es por eso que los padres introducen este objeto en la vida cotidiana de los bebés. Sin embargo, con tan solo unas semanas de vida, los bebés ya se enfrentan a su primera decisión: ¿chupete o dedo?

Veremos a continuación que ambos tienen sus propias ventajas y desventajas y, a partir de ahí, podremos decidir. Aunque hay que tener claro que la última palabra la tiene nuestro bebé.

En primer lugar, chuparse el dedo es un mecanismo con el que los bebés se sienten autónomos. ¿Cómo se van a desprender de él? Si les calma el hambre, les tranquiliza el llanto, les calma los despertares, les quita el aburrimiento, les alivia cuando tienen algún dolor… Y es algo que no pueden perder, no se les puede romper, no se les caerá de la cuna… Es normal, ¡lo tienen siempre a mano y a buena temperatura!

Chuparse el dedo como posible causa de ortodoncia

Sin embargo, nos atrevemos a afirmar que todas estas ventajas se pueden convertir, fácilmente, en el principal inconveniente. Simplemente porque ¿renunciarías tú a algo que te satisface y no te supone ningún esfuerzo? Es decir, crea una dependencia que, por otro lado, es totalmente entendible. Pero el principal problema de no desprenderte de él es que la mayoría de niños que se chupan el dedo de bebés, acaban necesitando ortodoncia.

¿Y el chupete?

Se considera que el uso del chupete ha existido desde, al menos, el Neolítico para ayudar a calmar a los bebés.

Siempre que le chupete sea usado con moderación, no se han demostrado efectos negativos a nivel psicológico. Pero retirarlo antes o después de tiempo, puede causar desórdenes de estrés y frustración por querer succionar y tener prohibido hacerlo. También es cierto que su uso puede interferir en la lactancia, reduciendo la succión del bebé en el pecho y, si no se usa con moderación, puede dificultar el desarrollo normal del aparato fonador y de la musculatura de la masticación.

Chupete

Por otro lado, el uso del chupete favorece la aparición de otitis y puede interferir en la correcta formación del arco dental a partir de los tres o cuatro años. Además, el chupete como sustituto del pecho puede ayudar a calmar el dolor o disminuir la sensación de malestar.

Glibayi, tu marca de ropa de bebé online, concluye que hay que tener en cuenta que los efectos perjudiciales pueden pesar más que los posibles beneficios. Y que, a pesar de que el bebé tenga la última palabra, los papás deben informarse bien de todas las posibles consecuencias de uno u otro.

Deja un comentario